SOBRE LA MUSICA DE SOPLO DE VIDA


 Entrevista de José Luis Molina V.

(inédita)

 


¿En qué momento de la producción comienza a pensar en la música para la película?


Desde un principio pensé en Germán Arrieta y Gonzalo de Sagarmínaga para la música de Soplo de vida. Anteriormente había trabajado con Arrieta en el documental Adiós a Cali y conocí su trabajo cuando fui el montador de La mansión de Araucaíma de Carlos Mayolo.

 

¿Cómo se crea el concepto musical para la película?


El concepto musical de la película se crea con referencia al género. En el caso de Soplo de vida se consultaron las músicas de las películas clásicas de cine negro, así como las de sus derivaciones más recientes como la Nueva Ola y el neo-noir. Las referencias obligadas fueron Bernard Herrmann (en su trabajo para Hitchcock, Truffaut y Scorsese), Antoine Duhamel (Truffaut), Georges Delerue (Godard) y Miles Davis en su insuperable colaboración con Louis Malle en Ascensor al cadalso. Se incorporaron también referencias a la música del cine mexicano con aires de danzón y bolero. Eso en cuanto a la música incidental. Se incorporaron aires típicos dentro de la trama de la película como “Las Acacias” y “Señora María Rosa” y referencias al tango “Cuartito Azul”.

 

¿Bajo qué criterios se seleccionan las escenas de la película a musicalizar?


La musicalización es la última oportunidad que tiene el realizador para “arreglar” la película.. Se visualiza el corte final con los compositores y se va decidiendo cuáles son las escenas que podrían realzarse con la música. Escenas de amor, violencia, suspenso, acción y dolor. Y desde luego un tema de amor recurrente, pero con diferente instrumentación. Para las escenas de violencia se empleó música electrónica y en las otras predominaron las cuerdas.

Generalmente la música de una película se hace en la etapa de postproducción, cuando el realizador y los compositores visualizan la edición final. En Soplo de vida desde un principio, antes de comenzar a rodar, yo ya había decidido quienes iban a componer la música y qué clase de música quería de ellos.

 

¿Con qué objetivo se hace una musicalización en borrador de la película con música de otras películas?


En Soplo de vida se hizo un borrador con músicas de otras películas y , aún, de músicas no relacionadas con el cine con el objetivo de darle una idea a los compositores sobre del tipo de banda sonora que uno imagina para el film.

Hablar sobre música, sobre todo cuando no se es músico, es muy difícil. Las palabras que se emplean para describir la música pueden ser muy abstractas. Cómo explicar cómo es el “color” de la música? Cómo explicar el ritmo? La emoción? Entonces es mejor hablar de música por analogía, por comparación. Como no se trata de “copiar” las sugerencias musicales no creo que se corra el riesgo de ser menos original. El borrador musical que yo les sugiero a los compositores es para que les sirva de inspiración. No se trata pues de una camisa de fuerza. Si yo contrato un compositor es porque confío en su originalidad y en su talento.

 

En el caso de Soplo de vida, usted estuvo trabajando con los compositores en el estudio, ¿cómo es este trabajo tan cercano con los músicos?


Aunque no sé leer música, he sido siempre un apasionado de la música, con gustos bastante eclécticos que van desde la música clásica hasta los “placeres culposos” de la balada y el bolero, pasando por el blues, el rock, el jazz, la música electrónica y el world music En todos mis trabajos la música ha sido fundamental pero en muy pocas ocasiones he tenido el dinero para mandar a componer música original. Generalmente he tenido que usar músicas preexistentes que reflejan mis gustos personales. Basta con revisar los créditos de las músicas empleadas en un trabajo el documental Nuestra película para constatarlo: Pergolesi, Pärt, Fréhel, Leo Marjane, Bellini, Vivaldi, Duke Ellington, María Callas, Talking Heads, Satie, Gershwin. Cuando he podido comandar música original siempre he asistido a todas las etapas del proceso: composición, ejecución y mezcla. Trabajo muy estrechamente con los compositores indicando no sólo qué tipo de música quiero sino también cuál instrumentación. Creo que tanto para mí como para los músicos fue muy gratificante esta colaboración tan estrecha. Realmente en la etapa de la película que menos encontré dificultades (y que menos sufrí) fue en la de la musicalización.

 

2000

 

Sobre la música de Soplo de vida Por José Luis Molina V.
sobrelamusica desoplodevida.pdf
Documento Adobe Acrobat 90.4 KB